2014. Sumando.

Nueve años de blog y sin tiempo para alimentarlo como se merece. 

Diez años con mi mujer, siete residiendo en Bilbao. 

Nuevos retos y proyectos profesionales por los que luchar. Sin miedo a la etapa de freelance. 

Y la familia, la que marca el ritmo. 

 

1 + 2

Mi hijo ya está con nosotros. El tiempo avanza sin concesión alguna. Nunca estás preparado del todo para los cambios importantes, pero ya no importa. La vida es afrontar los retos que se te presentan y pelear mientras el cuerpo aguante. 

Más responsabilidades y problemas. Nuevas oportunidades, trenes que pasan. Queremos jugar e incluso ganar. 

La situación política y económica es desesperante, pero debemos no rendirnos. No resignarnos, no dejar de protestar. Y, al mismo tiempo, crear desde nosotros mismos, olvidarnos de esa lamentable clase política que nos gobierna. 

Estamos obligados a luchar por el futuro de nuestros hijos y la primera tarea es darles un valores. Quiero que M y L sean buenas personas y tengan ganas de hacer bien las cosas. 

Es tiempo de abrigarse, de buscar nuestro espacio, de sentir y sonreír lo máximo posible. 

1 + 2 = 4. Sí, somos cuatro. 

 

A mi hija

Pequeña mía: 

Te escribo estas líneas porque lo necesito. Quiero agradecerte estos 34 meses que llevamos juntos, primeramente. No existe una experiencia superior en emociones en esta vida. Viniste para cambiarnos la vida y no puedo sino sentirme muy afortunado. Y el tiempo vuela, creces y no paras quieta. Intento seguirte siempre, pero la energía también baja en ocasiones, lo sabrás cuando seas mayor. 

Una nueva etapa, la del colegio, ha empezado y siento que ya no eres tan pequeña. Es un sentimiento “jodido” para mi, no puedo negarlo. No faltan novedades en tu día a día… Me encantaría que supieras que podemos disfrutar de muchos momentos, de muchas personas, que merece la pena ver las cosas con optimismo… Los cambios cuestan, pero forman parte de esta vida. 

Al mismo tiempo, nos estamos preparando para la llegada de tu hermano. Un nuevo cambio :-) Ojalá todo salga bien y no dejemos de crecer juntos, de buscar aquello que nos hace sentir bien. Como tú. 

 

 

 

Sembrar en agosto

El verano engaña, te relaja y hace pensar que lo malo quedó atrás. Y luego llega septiembre para vapulearte y recordarte que todo es pasajero.

La siembra: confeccionar proyectos empresariales, ideas creativas, formar equipo, quitar miedos y  poner fechas.

El verano es necesario.

¿Qué soy?

Siento la necesidad de definir al máximo mi actual ocupación. Soy un parado de larga duración que hace tiempo decidió que quería dar un cambio de rumbo a su carrera. Porque me niego a seguir frustrado y porque deseo disfrutar con una tarea aunque el retorno económico no sea grande.

Y tras un curso de 300 horas centrado en la gestión y producción de eventos, unido a mi experiencia en la promoción de la música y en la organización de conciertos, me dispongo a darlo todo por sentirme vivo laboralmente.

Sin cerrarme a nada tengo un objetivo claro.

Resido en Bilbao y estoy abierto a colaboraciones y proyectos de emprendimiento.

A por ello!